Teatro Tapia

Teatro Tapia

El Tapia es el teatro permanente más antiguo de Puerto Rico. Se completó su construcción y su inauguración se dio en el 1832. Durante el siglo XIX y principios del XX, se conocía como “Teatro Municipal” o “Coliseo”. El mismo se encuentra ubicado en el Viejo San Juan, en la calle Fortaleza frente a la Plaza Colón, a la entrada de la isleta. La estructura fue diseñada por el ingeniero José Navarro y Herrero. Su arquitectura, representa el estilo neoclásico que surge a mediados del siglo XVIII y que imperó hasta la mitad del XIX, en el que se aspira a recuperar las normas y gustos del estilo clásico grecolatino. En este teatro se han representado una gran cantidad de óperas, obras dramáticas, zarzuelas, ballet, así como una variedad de espectáculos musicales.

En 1824, ante la falta de un espacio adecuado para la representación de obras teatrales en la isleta de San Juan, el gobernador Miguel de la Torre solicita al Ayuntamiento que aprueben la construcción de un teatro público. Con el visto bueno del Cabildo y de la Iglesia –que no objetó a la construcción del teatro debido a que se acordó que las ganancias se utilizarían para la fundación del Seminario Conciliar del Obispado– ese mismo año comenzó la construcción, la cual duró ocho años. Para costear el proyecto, se aumentó el impuesto a la libra de pan por un cuarto y a la mayoría de las bebidas alcohólicas. El costo final de la obra fue de aproximadamente 155,000 pesos.

Alrededor de 1830, ya se había edificado la nave central del teatro, en la que se celebraban bailes oficiales, y en 1832 se finalizó la construcción de la estructura. La fachada presentaba rasgos arquitectónicos de estilo neoclásico y el interior, que era en forma de herradura, había palcos y lunetas, así como un salón de baile. La decoración del interior estuvo a manos del español Jenaro Pérez Villamil, un reconocido pintor romántico. Los telones se habían importado de Europa, así como la maquinaria. Tenía capacidad para alrededor de 600 personas.

En 1832, el Coliseo se inauguró con un concierto del tenor inglés William Pearman y su esposa. Esa primera temporada se caracterizó por la presentación de conciertos y obras de compañías extranjeras, las cuales contaban con el patrocinio de empresarios locales y extranjeros. Entre los espectáculos que subieron a escena durante esta época se encuentran Blanca y Montcasin (tragedia, 1833), Nueva invención (obra italiana, 1833), La mancha de sangre, (obra, 1844) y El Olimpo (opereta italiana, 1848). No fue hasta la década de 1850, con el surgimiento de la ópera puertorriqueña, que primero sube a escena una obra de autoría puertorriqueña. La primera de éstas fue Guarionex, del músico puertorriqueño Felipe Gutiérrez, obra basada en la novela La palma del cacique, del escritor puertorriqueño Alejandro Tapia y Rivera. Más adelante, en 1857 se estrenó Bernardo de Palissy, primer drama de autor puertorriqueño que se presentó en el Coliseo.

El Teatro Tapia ha pasado por distintas etapas de remodelación a través del tiempo. Además de las que tuvieron lugar en los años 1873, 1948, 1976, la última de éstas es del 2006. Fue en la reconstrucción del 1948, bajo la administración de la alcaldesa Felisa Rincón de Gautier, cuando el Teatro Municipal o Coliseo, recibe el nombre de Teatro Tapia, en honor al destacado dramaturgo y novelista del siglo XIX. Los arreglos que se llevaron a cabo en 1976 consistieron en devolverle al teatro su fachada original y modernizar el interior. La renovación más reciente comenzó en 2006 y tomó cerca de dos años. Sus puertas abrieron nuevamente en agosto de 2008.

A través de su historia, el Teatro Tapia ha sido escenario de una gran cantidad de espectáculos de carácter clásico y popular, así como sede de numerosos festivales de teatro, tales como el Festival de Teatro Puertorriqueño y el Festival de Teatro Internacional, ambos creados por el Instituto de Cultura Puertorriqueña.
Autor: Grupo Editorial EPRL
Publicado: 8 de septiembre de 2010.

Related Entries

Este artículo también está disponible en: English

Comente

La Fundación Puertorriqueña de las Humanidades agradece los comentarios constructivos que los lectores de la Enciclopedia de Puerto Rico nos quieran hacer. Por supuesto, estos comentarios son de la entera responsabilidad de sus respectivos autores.