Monumento a Juan Morel Campos

Monumento a Juan Morel Campos

Destacado y prolífico compositor e instrumentista puertorriqueño del siglo XIX. Se encargó de llevar la danza a su mayor desarrollo como género musical. Fue discípulo y sucesor de Manuel Gregorio Tavárez. Organizó su propia orquesta, La Lira ponceña, y compuso danzas mayormente bailables, por lo que logró popularizarla.

Nació en Ponce el 16 de mayo de 1857, hijo del dominicano Manuel Morel Araujo y la venezolana Juana de Dios Campos. Comenzó sus estudios musicales cuando apenas tenía ocho años de edad con el maestro Francisco Borja Gómez. Más adelante, estudió solfeo y bombardino con Vicente Juan y armonía, flauta y piano con Antonio Egipciaco, entre otros instrumentos.

A los catorce años comenzó a estudiar armonía y composición, así como piano, bajo la tutela del maestro Manuel Gregorio Tavárez, considerado el padre de la danza puertorriqueña. Alrededor de esta época, formó parte de algunas agrupaciones de música popular que tocaban en bailes de pueblo.

Su primera composición, la danza titulada El sopapo, estuvo inspirada en un incidente ocurrido en una de estas fiestas, cuando un joven abofeteó a otro en una discusión por una mujer. Estas primeras incursiones en composición no estaban tan pulidas como las que escribió posteriormente, pero gustaron mucho al público, por lo que se fue haciendo de renombre.

En 1877, ingresó como bombardino solista en la banda del Batallón de Cazadores del Regimiento de Madrid, radicada en San Juan, donde afinó sus conocimientos de instrumentación y dirección bajo la batuta del músico mayor, José Valero. Luego fundó la Orquesta La Progresista, con la que presentaba conciertos, y la Orquesta la Lira Ponceña.

En la Feria-Exposición de Ponce celebrada en 1882 fue galardonado con el primer premio y diploma de honor por su sinfonía para orquesta La lira y con el segundo premio en el concurso de dirección de orquestas de concierto. El año siguiente organizó y dirigió la Banda de Bomberos de Ponce.

En 1893, obtuvo un diploma de honor en las conmemoraciones del Cuarto Centenario del Descubrimiento por su sinfonía titulada Puerto Rico. Dos años después, el Casino de Mayagüez, también, le otorgó un diploma de honor por la marcha triunfal Juegos florales, la cual escribió en honor a dicho club social.

Fue director musical de la compañía española de zarzuelas Bernard y Abella, con la que viajó a Argentina, Brasil, Colombia y Venezuela. Fue el autor de las zarzuelas: Un día de elecciones, Un viaje por América y Amor es triunfo, las cuales que se representaron con buena acogida en el Teatro La Perla.

Fue el compositor más prolífico de la época con más de doscientas composiciones de diversos géneros musicales. Sus danzas estuvieron, mayormente, inspiradas en el amor y la mujer, como se evidencia en Felices días, Vano empeño, Maldito amor, Idilio, De tu lado al paraíso, Mis penas, Laura y Georgina, Ten piedad, Bendita seas, Sin ti Jamás, Alma sublime, Dí que me amas, Tuya es mi vida, Te adoro, Una súplica y Vano empeño, entre tantas otras.

También, homenajeó a su pueblo natal y a la patria en composiciones como la tanda de valses Saludo a Ponce y la marcha triunfal Puerto Rico. En el ámbito religioso, fue organista de la catedral de Nuestra Señora de la Guadalupe y compuso más de 60 obras religiosas, entre las que se encuentran coros, misas, salves, letanías, plegarias y alegorías fúnebres.

El 26 de abril de 1896 un ataque de angina de pecho causó que el compositor se desplomara mientras dirigía la orquesta durante una presentación en el Teatro La Perla de Ponce de la zarzuela El reloj de Lucerna de Marcos Zapata y Miguel Márquez. Falleció, el 12 de mayo de 1896 con apenas 39 años.

 

 

 

Autor: Grupo Editorial EPRL
Publicado: 3 de septiembre de 2014.

Entradas relacionadas

Este artículo también está disponible en: English

Comente

La Fundación Puertorriqueña de las Humanidades agradece los comentarios constructivos que los lectores de la Enciclopedia de Puerto Rico nos quieran hacer. Por supuesto, estos comentarios son de la entera responsabilidad de sus respectivos autores.