Junta Reglamentadora de Telecomunicaciones en Puerto Rico

Junta Reglamentadora de Telecomunicaciones en Puerto Rico

Los cambios tecnológicos en las telecomunicaciones vinculadas a la digitalización de la señal, el satélite y la fibra óptica acaecidos durante la década de 1990 impulsaron nuevos cambios en los formatos de los telenoticieros. Estos desarrollos permitieron trabajar, con mayor celeridad, la producción de los noticiarios.

Las transmisiones en vivo, que en sus inicios eran un lujo por sus elevados costos, se volvieron más comunes. No es de extrañar que cuando el noticiario del Canal 6, Notiséis, volviera al aire, en 1995, adquiriera tres unidades móviles para el noticiario; éstas no sólo facilitaban las transmisiones en vivo, sino que permitían el envío al canal de los reportajes editados y de los visuales captados en remoto. Las transmisiones en directo abonaban al elemento de realismo y posicionaban al espectador como testigo directo de los acontecimientos.

Durante esta década, también se efectuaron otros cambios. Se multiplicaron las ediciones de los noticiarios, se computadorizaron las salas de redacción, se eliminó el teletipo y se adquirieron radares especiales para las secciones del tiempo.

Dado que el análisis del mercado de audiencia se convirtió en una práctica indispensable para sobrevivir ante la competencia, las televisoras comienzan a hacer cambios en el contenido pensando en los deseos de su público. Con el fin de medir el nivel de audiencia y preferencias de los televidentes, las firmas consultoras analizaban todos los componentes del noticiario.

A raíz de los hallazgos de los estudios de mercado, los noticieros realizaron cambios en todos sus ámbitos. Uno de ellos fue la escenografía. El escenario debía proyectar la orientación editorial que quería mostrar cada noticiario. Para algunos de ellos, la escenografía les permitía revelarse como uno moderno y orientado hacia tecnología, mientras, para otros, les servía para identificarse con una línea de carácter nacional. Así se vio, por ejemplo, en el Canal 2, a finales de la década del 1990, que incluyó la bandera de Puerto Rico en la escenografía para reafirmar la identidad nacional del noticiero. En 1995, por su parte, Notiséis incorporó una escenografía lujosa de dos niveles que incluyó una cámara robótica montada en rieles que permite ver todo el estudio en acción. Los visuales, colores y texturas de la escenografía, así como la musicalización del programa se convirtieron en aspectos indispensables.

Los cambios de escenografía llevaron a que se ejecutaran variaciones relacionadas con el posicionamiento de los presentadores, o “anclas”, que empezaron a darse desde la década del 1970 en el Canal 11. No es de extrañar que en la década del 1990, fuera común el que se haya superado la norma de que los “anclas” debían permanecer sentados. En el caso del Canal 11, para la década de 1990, era y es común ver a los presentadores circular a través de estudio, el cual fue dividido en varios espacios que correspondían con las distintas secciones del noticiario. Esto contribuyó al dinamismo y variedad visual del formato.

Los cambios que sufrieron los noticiarios también se reflejaron en el contenido. Para esta época, se afianzó la dependencia en las fuentes oficiales de autoridad gubernamentales (la Policía, la Fortaleza, el Capitolio y los Tribunales), como fuentes primarias de la noticia, práctica que se fue asomando desde la década de 1970 en los noticiarios locales. La cobertura de las conferencias de prensa ofrecidas por políticos, gobernantes, figuras públicas y organizaciones pasó a formar parte integral de los noticieros.

En esta época, los equipos de producción crecieron en tamaño. En el 2001, el noticiero del Canal 2 estaba constituido por 41 personas para la transmisión de sus dos ediciones; el Canal 6 poseía 30, también para sus dos ediciones y el Canal 11, cerca de 100, para sus cuatro ediciones.

Una vez más, los adelantos tecnológicos transformaron la manera de llevar la noticia. La integración de los medios de comunicación –mediante la telefonía, Internet y la tecnología digital– llevó al noticiario más allá de los confines tradicionales que establece un horario en particular y un medio o formato específico de acceso a la información. A todas luces, se transgreden las líneas divisorias entre los medios y se unifica una audiencia dispersa más allá de los lindes tradicionales televisivos.

Los noticieros comienzan a establecer enlaces con compañías de teléfonos celulares y beepers para transmitir sus titulares y avances noticiosos y algunos noticiarios se empiezan a transmitir, simultáneamente, por radio, tal y como lo hace el Canal 2 a partir de 2001.

Actualmente, los noticieros operan en un eje mediático múltiple que les permite divulgar la información a través de la televisión, la radio, los celulares e internet. Es decir, los telenoticieros han evolucionado más allá de los confines televisivos hasta convertirse en complejos periodísticos multimediáticos que abarcan el periodismo radial, la prensa electrónica y la telefonía, ampliando las fronteras nacionales de su público.

 

 

 

Autor: Lourdes Lugo Ortiz
Publicado: 12 de septiembre de 2014.

Entradas relacionadas

Comente

La Fundación Puertorriqueña de las Humanidades agradece los comentarios constructivos que los lectores de la Enciclopedia de Puerto Rico nos quieran hacer. Por supuesto, estos comentarios son de la entera responsabilidad de sus respectivos autores.