Primer gabinete administrativo bajo la Ley Jones

Primer gabinete administrativo bajo la Ley Jones

El 2 de marzo de 1917 el presidente Woodrow Wilson firmó la Ley Jones Shafroth o Segunda Ley Orgánica de Puerto Rico, la cual sustituía la Primera Ley Orgánica o Ley Foraker de 1900. La Ley Jones reestructuró el gobierno central de la Isla en tres ramas de gobierno, estableció una declaración de derechos y le concedió a los puertorriqueños la ciudadanía estadounidense. Sin embargo, mantenía muchas de las disposiciones establecidas en la Ley Foraker, tales como las relativas al comercio libre, la moneda, los aranceles y la defensa, entre otras cosas.

La Ley Jones estipuló que los poderes legislativos locales residirían en una Asamblea Legislativa bicameral (senado y cámara de representantes) cuyos miembros serían elegidos por el pueblo de Puerto Rico en elecciones a celebrarse cada cuatro años. El senado tendría 19 miembros, de los cuales cinco serían elegidos por acumulación; éste cuerpo asumió los poderes legislativos que antes ostentaba el Consejo Ejecutivo.

La cámara de representantes tendría 39 miembros, de los cuales cuatro serían elegidos por acumulación. También, estipuló que habría un Consejo Ejecutivo de 11 miembros, cuya función se limitaría a fungir de gabinete del gobernador. El presidente de Estados Unidos se encargaría de designar a cuatro de los miembros: el procurador general, el auditor, el comisionado de educación y el gobernador. Con la aprobación del senado, designaría a los ocho miembros restantes. El pueblo, también, elegiría al comisionado residente, quien ocuparía el puesto por un término de cuatro años.

El gobernador tendría el poder de vetar cualquier legislación que decretara la asamblea legislativa, pero si dos terceras partes de cada cámara convenían en aprobar el proyecto, éste se enviaría al Gobernador, quien lo remitiría al presidente de Estados Unidos. Todas las leyes decretadas por la Asamblea Legislativa serían comunicadas al Congreso, el cual se reservaría la facultad de anularlas.

Al conceder la ciudadanía de Estados Unidos a los puertorriqueños se daba la alternativa de mantener la ciudadanía puertorriqueña. La persona que optara por retener la ciudadanía de Puerto Rico contaría con seis meses, a partir de la aprobación de la ley, para renunciar a la ciudadanía estadounidense. Hubo 288 personas que así lo hicieron.

En todos los aspectos no relacionados con el gobierno central, la Ley Jones mantuvo las disposiciones establecidas en la Ley Foraker de 1900, es decir, los asuntos fiscales, militares, económicos, entre otros, estaban en manos del gobierno de Estados Unidos. Los gastos en que incurriera el gobierno de Puerto Rico se sufragarían, principalmente, con los aranceles sobre bienes importados y por los impuestos sobre ciertos productos puertorriqueños vendidos en Estados Unidos. También, se mantenía la disposición que restringía a 500 acres los terrenos que las corporaciones pudiesen adquirir. No hubo cambios en el sistema judicial, las disposiciones de inmigración, las comunicaciones y el comercio.

En 1947, una enmienda a la Ley Jones hizo electivo el cargo del gobernador insular. Por primera vez, desde la llegada de los estadounidenses a la Isla, el pueblo elegiría al primer ejecutivo local.

En 1950, el Congreso aprobó la Ley 600 que autorizó la redacción de una constitución de carácter autonómico para Puerto Rico, lo que resultó en la Constitución del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, el 25 de julio de 1952. Sin embargo, la Ley Jones permanecía vigente, con la excepción de muchas de las disposiciones relacionadas con el gobierno central y se conocería a partir de entonces como Ley de Asuntos Federales con Puerto Rico.

 

 

 

Autor: Grupo Editorial EPRL
Publicado: 11 de septiembre de 2014.

Entradas relacionadas

Este artículo también está disponible en: English

Comente

La Fundación Puertorriqueña de las Humanidades agradece los comentarios constructivos que los lectores de la Enciclopedia de Puerto Rico nos quieran hacer. Por supuesto, estos comentarios son de la entera responsabilidad de sus respectivos autores.