Sotero Figueroa (1851-1923)

Sotero Figueroa (1851-1923)

Uno de los más incansables defensores de la independencia de Puerto Rico bajo el régimen colonial español, Sotero Figueroa fue un artesano de origen mulato, quien además de ejercer su oficio de tipógrafo, fue también periodista, poeta, y dramaturgo.

Figueroa nació en la ciudad de Ponce, Puerto Rico y se cree que estudió en la escuelita del Maestro Rafael Cordero en San Juan. En su juventud, fue aprendiz del oficio de tipógrafo en la imprenta capitalina del liberal y abolicionista puertorriqueño, José Julián Acosta, ex alumno del maestro Rafael.

En 1887, Figueroa participó en la fundación del Partido Autonomista Puertorriqueño, cuya meta principal fue persuadir al régimen colonial español a conceder un gobierno propio y nuevas reformas políticas y socioeconómicas a la Isla. Un año después, Figueroa recibió un premio literario por su Ensayo biográfico de los que más han contribuído al progreso de Puerto Rico. Esta obra ofrece un conjunto de biografías laudatorias que prestan reconocimiento al heroismo de varios criollos puertorriqueños y sus aportaciones al desarrollo de la nación puertorriqueña. Aunque el Ensayo biográfico es la obra más conocida de Figueroa, el autor también escribió la zarzuela, Don Mamerto (1886), la cual se presentó en el Teatro La Perla de Ponce con música del compositor ponceño, Juan Morel Campos. Esta obra fue una sátira mordaz de aquellos que traicionan sus ideales a causa del oportunismo político, o por dejarse cegar por el materialismo o las aspiraciones sociales.

Figueroa emigró a la ciudad de Nueva York en 1889. Al llegar a la gran metrópoli neoyorquina, se unió al movimiento separatista antillano y entabló una estrecha amistad con el exiliado patriota cubano, José Martí. Allí se encontró con varios otros patriotas puertorriqueños involucrados en el movimiento separatista, entre ellos, Francisco Gonzalo “Pachín” Marín y Arturo Alfonso Schomburg. En 1892, Figueroa colaboró en la fundación del Club Borinquen, el primero de varios clubes puertorriqueños afiliados al Partido Revolucionario Cubano (PRC). El PRC se fundó por José Martí ese mismo año para promover la independencia de Cuba. Figueroa luego se convertiría en Secretario de la Junta Ejectutiva del PRC.

En Nueva York, Figueroa también estableció la Imprenta América, que publicaba varios periódicos en español, entre ellos: El americano y El porvenir. Su imprenta también imprimía el periódico separatista, Patria, órgano oficial del PRC. Debido a los numerosos viajes del patriota cubano en busca de apoyo para la causa separatista, Figueroa estuvo además a cargo del trabajo editorial de ese periódico. Fue en Patria donde publicó su largo ensayo La verdad de la historia en donde resume las luchas y aspiraciones emancipadoras del pueblo puertorriqueño bajo el régimen colonial español. Su espíritu de solidaridad y devoción a la unidad del separatismo antillano le ganó el respeto y admiración de sus correligionarios cubanos y puertorriqueños. Su transfondo de clase obrera le ayudó en sus esfuerzos para que el movimiento separatista expandiese su base social y permitiese a personas como él ocupar puestos de liderazgo; que habían sido dominados por miembros de la elite política e intelectual criolla de modo que Figueroa ayudó a aumentar la participación de los tabaqueros y otros artesanos puertorriqueños que habían emigrado a Nueva York y a otras ciudades de Estados Unidos durante las últimas décadas del siglo XIX. Poco más de seis meses después de la muerte de José Martí en la manigua cubana en 1895, el PRC estableció la Sección de Puerto Rico en reconocimiento al compromiso del partido de promover la unidad antillana en la lucha por la independencia de las islas.

La Guerra Hispanoamericana (también conocida como Guerra Hispano-cubana-americana) de 1898 cambió el panorama político de las islas, ya que fueron cedidas a Estados Unidos por el gobierno español. En 1902, Cuba logra su independencia, mientras que Puerto Rico permanece como territorio colonial no incorporado de Estados Unidos. Al año siguiente de finalizada la guerra, Figueroa abandonó Nueva York y se trasladó a Cuba, cuando ésta lobra su independencia, Figueroa fue nombrado director de La Gaceta Oficial, el periódico principal del gobierno de la nueva república. También colaboró con otros periódicos cubanos, pero la mayoría de sus escritos todavía permanecen dispersos en estos rotativos y por lo tanto no están fácilmente disponibles al público lector. A través de los años, Figueroa mantuvo conexiones con su país natal, publicando artículos y poemas en periódicos isleños. Algunos de estos escritos aparecieron en Puerto Rico Ilustrado entre 1911 y 1915. No obstante, Figueroa murió y fue enterrado en Cuba, la isla que llegó a amar tanto como a su patria puertorriqueña.

 

 

 

Autor: Dra. Edna Acosta Bel
Publicado: 11 de septiembre de 2014.

Entradas relacionadas

Este artículo también está disponible en: English

Comente

La Fundación Puertorriqueña de las Humanidades agradece los comentarios constructivos que los lectores de la Enciclopedia de Puerto Rico nos quieran hacer. Por supuesto, estos comentarios son de la entera responsabilidad de sus respectivos autores.