Sandra María Esteves

Sandra María Esteves

Sandra María Esteves es una de las pocas voces femeninas que fueron parte del movimiento poético nuyorriqueño durante sus años iniciales y, desde entonces, ha continuado envuelta en diversos quehaceres creativos. Además de su labor poética, Esteves escribe obras de teatro y es artista gráfica. Acostumbra ilustrar sus poemarios con sus propias obras y ha estado afiliada al Taller Boricua, uno de los centros principales de trabajo artístico colectivo con que cuenta la comunidad puertorriqueña en Nueva York. En una ocasión, Esteves señaló que empezó a escribir como si este oficio fuese una manera diferente de pintar, y que los temas que han caracterizado su escritura han sido parte de un proceso de autodescubrimiento de su herencia puertorriqueña.

Nacida en el South Bronx, de padre puertorriqueño y madre dominicana, quienes se separaron durante su niñez, Esteves fue criada por su mamá y una tía paterna. Como muchas mujeres de su generación, su progenitora trabajó en los talleres de confección de ropa de Nueva York pero trató de proteger a su hija de los peligros en los barrios neoyorquinos y la internó en un colegio católico. Ahí completó su educación elemental y secundaria. Después de graduarse de escuela superior, Esteves recibió un bachillerato en Arte del Pratt Institute de Nueva York.

El primer poemario de la autora fue Yerba Buena (1980), una obra que refleja su participación en el movimiento de derechos civiles y en otras causas políticas. El libro recibió la distinción de ser nombrado el mejor libro del 1981 publicado por una casa editorial pequeña (Greenfield Review Press). En esos años, además de participar en los recitales del Nuyorican Poets Cafe, Esteves colaboró con el conjunto musical socialista, El Grupo. En sus presentaciones, esta agrupación favorecía la poesía que revelaba no sólo las experiencias personales de sus autores, sino también sus inquietudes políticas. éstos temas son: la condición colonial de Puerto Rico, el racismo y la opresión de los grupos no blancos, la subordinación de la mujer, así como los relacionados con la reivindicación de una identidad puertorriqueña vilipendiada por las fuerzas del prejucio racial y la injusticia social.

El segundo poemario de Esteves fue Tropical Rains: A Bilingual Downpour (1984), publicado en una edición limitada que no tuvo la misma difusión de su primera obra. Uno de los poemas más conocidos de esta colección es “Not Neither”. En éste, la autora reflexiona sobre las intersecciones y oscilación entre los diferentes fragmentos culturales, lingüísticos y raciales que definen su identidad:

Being Puertorriqueña Dominicana, Borinqueña Quisqueyana,
Taíno Africana
Born in the Bronx, not really jíbara
Not really hablando bien
But yet, not gringa either
Pero no, portorra. Pero sí, portorra too
Pero ni qué, what am I?… (26).

Esteves fue productora y directora del African Poetry Theater en Nueva York, experiencia que contribuyó al desarrollo de sus habilidades interpretativas y sus destrezas como escritora. Su poemario, Bluestown Mockingbird Mambo (1990), evoca diversos aspectos de la santería y el espiritismo, acompañados de ritmos afrocaribeños y el uso de un lenguaje coloquial bilingüe. Otros poemarios incluyen: Finding Your Way: Poems for Young Folks (1999) y Contrapunto in the Open Field (1998). En una entrevista con la periodista Carmen Dolores Hernández (1997), Esteves ha señalado que “el poeta es, aunque no lo quiera, un defensor absoluto del pueblo” (61). Los poemas de la autora confirman esta declaración.
Autor: Dra. Edna Acosta Bel
Publicado: 11 de septiembre de 2014.

Entradas relacionadas

Este artículo también está disponible en: English

Comente

La Fundación Puertorriqueña de las Humanidades agradece los comentarios constructivos que los lectores de la Enciclopedia de Puerto Rico nos quieran hacer. Por supuesto, estos comentarios son de la entera responsabilidad de sus respectivos autores.