Central Plazuela

Central Plazuela

La Central Plazuela está ubicada en la carretera 681 del municipio de Barceloneta. Fue una de las muchas centrales azucareras que se crearon en Puerto Rico en las postrimerías del siglo XIX. Esta central logró alcanzar una capacidad de molienda de 2,000 toneladas de caña de azúcar.

Los orígenes de Plazuela se remontan a mediados del siglo XIX, cuando Cornelio Kortright, natural de Santa Cruz y de origen inglés, estableció un ingenio azucarero que producía azúcar moscabada que llamó Hacienda Plazuela. Estaba ubicada en el barrio Manatí Abajo de dicho pueblo. Para la década de 1860, la antigua hacienda, que se encontraba en muy mal estado, fue adquirida por el empresario de origen gallego Rafael Balseiro Maceira, quien más adelante fue reconocido por haber diseñado la siembra de caña de azúcar en bancos, práctica agrícola que predominó durante casi tres décadas. También, fue el responsable de diseñar el sistema de drenaje de Plazuela.

En 1866, adquiere junto al hacendado y político Eduardo Georgetti y Fernández la Florida Agrícola, la cual convierten en la Sociedad Agrícola Industrial Balseiro y Georgetti, quienes arrendaron la propiedad hasta que volvió a sus manos en 1894. En 1896, comenzó el proceso de transformación de la hacienda en central con la reconstrucción de edificios deteriorados, así como con la adquisición de maquinaria moderna con el propósito de aumentar la producción de ésta.

En 1907, se constituye la Plazuela Sugar Company, de la que Eduardo Georgetti era presidente. Ante la necesidad de buscar mejores vías de transporte para el producto de la central, en 1909 se construyó bajo la comisión de la compañía, el puerto de Palmas Altas, así como un almacén en la playa. Adquirió a su vez, 6 lanchas, cada una de las cuales podía trasladar 200 sacos.

Para la década de 1930, los trabajadores de la central se organizaron y formaron la Unión de Factoría, Talleres, Vía y Obras, que se encargaría de velar por los derechos de los obreros. En 1936, hubo un paro laboral en el que murió el mayordomo de la fábrica, Jesús Echegoyen, y que culminó con el envío de la capital de un contingente de policías que tomaron la central.

La Central Plazuela tuvo ganancias durante sus primeras décadas. Sin embargo, en la década de 1940 la situación en la central fue decayendo. La caída de los precios del azúcar, así como los conflictos obrero-patronales fueron algunas de las causas que precipitaron los problemas económicos de Plazuela. En 1947, la Autoridad de Tierras de Puerto Rico adquirió la Central Plazuela. Al año siguiente, se reemplazó la maquinaria antigua por una más moderna, lo que contribuyó a que aumentara la producción.

Esto no fue suficiente para levantar la fábrica de su precario estado económico. Para finales de los años cincuenta, se rumoraba la posibilidad de que la central fuese vendida y desmantelada. La Unión de Factoría, Talleres, Vías y Obras de la Central Plazuela se esforzó por obtener información sobre la situación de la central e hizo grandes esfuerzos para evitar que ocurriera la venta. Sin embargo, a pesar de las gestiones que se hicieron para evitarlo, la Central Plazuela cesó operaciones en 1963. Las tierras y maquinaria pasaron a manos de la Pansales Trading Corporation of Panamá, que la adquirió por la suma de $1.8 millones.

El cierre de la central precipitó la crisis económica del pueblo de Barceloneta, ya que dependía mayormente de ésta. En la actualidad, aún quedan en pie algunos de los edificios de la Central Plazuela.

Referencias:

Castelló Cruz, Luis F. “Plazuela: antecedentes, evolución y muerte de una fuente de vida”. Pinos y Esperanzas (órgano oficial de la Cooperativa de Ahorro y Crédito de Arecibo). Oct-nov 1999. s.p.

Pumarada O’Neill, Luis. Trasfondo histórico de la hacienda azucarera puertorriqueña: 1523-1942. Tomo I: Trasfondo Histórico. [San Juan, P. R.]: Oficina Estatal de Conservación Histórica, [s.f.]. Impreso.

 

 

 

Autor: Grupo Editorial EPRL
Publicado: 17 de septiembre de 2014.

Entradas relacionadas

Comente

La Fundación Puertorriqueña de las Humanidades agradece los comentarios constructivos que los lectores de la Enciclopedia de Puerto Rico nos quieran hacer. Por supuesto, estos comentarios son de la entera responsabilidad de sus respectivos autores.