María Cadilla de Martínez

María Cadilla de Martínez

Cuentista, poeta y folklorista que formó parte de la generación literaria del treinta, la cual se destacó por la preocupación de definir y afirmar la identidad puertorriqueña. Se dedicó, principalmente, al rescate y estudio de los aspectos del folclor puertorriqueño.

María Cadilla de Martínez nació el 21 de diciembre de 1886 en Arecibo, hija de Armindo Cadilla Fernández, un retirado oficial de la Marina Española y la criolla Catalina Colón y Nieves. Se graduó en 1898 del Colegio del Sagrado Corazón de María ubicado en su pueblo natal. En 1902, completó el grado de maestra normal en el Washington Institute.

Se desempeñó como maestra en varias escuelas rurales de Arecibo, así como en el Instituto José de Diego en San Juan (1915) y el Colegio Arecibeño de Niñas (1916-17). Mientras trabajaba, se certificó como maestra de inglés, tomando los exámenes del Departamento de Instrucción en (1910) y tomó un curso de Agricultura General, Botánica y Ciencias Domésticas en el Colegio de Agricultura y Artes Mecánicas de Mayagüez (1913-14). Ingresó a la Universidad de Puerto Rico en 1917 donde obtuvo el diploma de maestra principal y de segunda enseñanza.

En 1922, fue nombrada instructora de educación en la Universidad de Puerto Rico (1922). En dicho centro docente completó un bachillerato en Educación (1928) y una maestría en Estudios Hispánicos (1931), para la cual presentó la tesis La Elegía VI de Juan de Castellanos.

Se trasladó a España para doctorarse en Filosofía y Letras en la Universidad Central de Madrid. En 1933, presentó su tesis La poesía popular en Puerto Rico. A su regreso a la Isla, trabajó como profesora de Literatura Española e Hispanoamericana en el Colegio de Artes Liberales de la Universidad de Puerto Rico hasta 1936, año en que se retiró para dedicarse a el trabajo investigativo.

Cadilla comenzó a escribir desde muy joven. Sin embargo, no es hasta 1925 que publicó su primer libro titulado Cuentos a Lillian. Dicha obra está compuesta de varios cuentos infantiles que presentan características del romanticismo tardío, con ciertas influencias modernistas, entre los que cabe mencionar “El tesoro de don Alonso”, “Del sendero florido” y “El pródigo”. En 1933, publicó el poemario Cazadora en el alba y otros poemas, el cual presenta una lírica intimista, insertada en la tradición modernista.

Sin embargo, donde se destacó Cadilla de Martínez fue en el cultivo de la ensayística. Formó parte de la Generación del Treinta, cuya labor literaria estaba enfocada en definir la identidad cultural nacional e hispánica, como respuesta al proceso de americanización. María Cadilla se especializó en la recopilación, estudio y rescate de diversos aspectos folclóricos puertorriqueños, es decir, manifestaciones tradicionales y de cultura popular, muchos de los cuales estaban quedando en el olvido. Como producto de sus investigaciones se encuentran las obras Costumbres y tradicionalismos de mi tierra (1938), Cantos y juegos infantiles (1940), así como las colecciones de cuentos populares y tradicionales Raíces de la tierra (1941) e Hitos de la raza (1945). Este último ganó un premio del Instituto de Literatura Puertorriqueña en dicho año.

En 1953, se publicó una nueva edición en San Juan de su tesis doctoral La poesía popular en Puerto Rico. En esta obra, Cadilla de Martínez recopila y analiza una gran cantidad de versos tradicionales puertorriqueños, por lo general, de origen anónimo, que se trasmitían oralmente de generación en generación. Incluye romances como: coplas, décimas, cantos, rimas infantiles y versos religiosos, muchos de los cuales estaban acompañados de música. En 1999, la Sociedad Histórica de Puerto Rico publicó una nueva edición de esta obra.

Manteniendo el espíritu de la generación a la que pertenecía, se interesó por figuras de renombre de la cultura isleña, lo que la llevó a publicar Semblanza de un carácter (Apuntes biográficos de Lola Rodríguez de Tió) (1936) y Alturas paralelas (Ensayos crítico-biográficos sobre la personalidad y obras de D. Rafael del Valle Rodríguez y D. Manuel M. Corchado Juarbe (1941).

En 1946, publicó el tomo Rememorando el pasado heroico, un comentario histórico sobre el País. También escribió ensayos de diversos aspectos sociales isleños como: “El hogar puertorriqueño y el deber de nuestras escuelas para él” (1929), “La campesina en Puerto Rico”(1937) y “Un factor desconocido en nuestra economía agrícola” (1938). Sobre el académico hispanista escribió La mística de Unamuno y otros ensayos (1934). Póstumamente, en 1971, la Editorial Coquí publicó su tesis de maestría La Elegía VI de Juan de Castellanos.

Cadilla fue miembro de varias organizaciones e instituciones entre las que figuran el Capítulo de Puerto Rico de la Unión de Mujeres Americanas, del cual fue fundadora y primera presidenta; la Asociación Puertorriqueña de Mujeres Sufragistas; la Asociación Puertorriqueña de Mujeres Votantes; la Asociación de Mujeres Graduadas de la Universidad de Puerto Rico; la Academia Puertorriqueña de la Historia; el Instituto de Cooperación Universitaria de Buenos Aires; la National Geographic Society; el Instituto del Folklore Adolfo Vienrich del Perú, así como de la Sociedad Folklórica del Uruguay, de México, de California y de Estados Unidos.

María Cadilla de Martínez falleció en 1951 dejando varios trabajos inéditos. Su pueblo natal de Arecibo nombró una escuela en su honor.

Referencias:

Rivera de Alvarez, Josefina. Literatura puertorriqueña: su proceso en el tiempo. Madrid: Partenón, [1983]. Impreso.

Rivera de Alvarez, Josefina. Diccionario de literatura puertorriqueña. 2a ed. Vol 2. San Juan, P. R.: Instituto de Cultura Puertorriqueña, 1974. Impreso.

Centenario María Cadilla de Martínez, 1886-1986. Fiestas patronales de Arecibo, 1986. [Arecibo, P. R.]: 1986. Impreso

“María Cadilla de Martínez: 1886-1951”. El Sol 20.19 (1975): 20-21. Impreso.

 

 

 

Autor: Grupo Editorial EPRL
Publicado: 16 de septiembre de 2014.

Entradas relacionadas

Comente

La Fundación Puertorriqueña de las Humanidades agradece los comentarios constructivos que los lectores de la Enciclopedia de Puerto Rico nos quieran hacer. Por supuesto, estos comentarios son de la entera responsabilidad de sus respectivos autores.