Archivo Histórico General

Archivo Histórico General

El Archivo General y Biblioteca Nacional de Puerto Rico está ubicado en Puerta de Tierra, barrio adyacente al Viejo San Juan. Este edificio histórico, que ha tenido varios usos a lo largo de los años, fue el último en construirse bajo el régimen español. El mismo forma parte del Registro Nacional de Lugares Históricos.

La construcción de la estructura se inició en 1877 con el propósito de albergar un hospital civil, sin embargo, nunca llegó utilizarse con este fin. El edificio sirvió como cárcel provincial hasta la Guerra Hispanoamericana. Tras el paso del huracán San Ciriaco (1899), albergó a pacientes leprosos, que luego fueron trasladados al Leprocomio de Isla de Cabras, Toa Baja.

En 1905, el gobierno estadounidense vendió el edificio mediante subasta pública a la Porto Rican American Tobacco & Co., que lo convirtió en una fábrica de cigarros. Años después, la Bacardí & Co. adquirió el edificio el cual albergó sus oficinas principales. En 1959, la compañía mudó sus instalaciones a Cataño y, en 1960, la estructura pasó a manos del Instituto de Cultura Puertorriqueña, quien se encargó del proyecto de remodelación. El edificio sirvió de almacén, más adelante, se convirtió en el primer plantel de la Escuela de Artes Plásticas.

A partir de 1973, fue la sede del Archivo General y Biblioteca Nacional de Puerto Rico. Esta institución gubernamental se encarga de conservar documentos públicos de importancia histórica para el País y es, en la actualidad, el mayor repositorio de documentos históricos de la Isla. La Biblioteca Nacional de Puerto Rico es un centro para investigadores de todas las áreas del conocimiento humano, especialmente de aquellas relacionadas a Puerto Rico y el Caribe.

El edificio tiene una planta en forma de ‘E’, cuyo lado más largo es la fachada principal, siendo el brazo central más corto que los laterales. En el central, hay una gran escalera y una capilla coronada con una cúpula, ambas de doble altura. Entre los brazos, hay unos patios que abren a las galerías de los pisos. El edificio de dos niveles exhibe un diseño de fachada sobrio y elegante, propio para su uso cívico.

Tres pabellones, uno en el centro y uno a cada extremo, sobresalen del plano anterior, lo que define la entrada principal y termina la fachada. En ambos niveles hay pilastras sencillas que enmarcan las ventanas que, a su vez, están rodeadas de arcos. La entrada consiste en un pórtico que sostiene un pedimento. Sus únicos ornamentos son unas secciones de paredes estriadas en la entrada y en las esquinas del primer piso. El único cambio a la estructura original ha sido la construcción de un edificio en la parte posterior que ha cerrado totalmente los patios.

Adaptado por Grupo Editorial EPR
Fuente original: Catálogo de Propiedades, Registro Nacional de Lugares Históricos, Oficina Estatal de Conservación Histórica, Oficina del Gobernador, 1995.

 

 

Autor: Grupo Editorial EPRL
Publicado: 8 de septiembre de 2014.

Entradas relacionadas

Este artículo también está disponible en: English

Comente

La Fundación Puertorriqueña de las Humanidades agradece los comentarios constructivos que los lectores de la Enciclopedia de Puerto Rico nos quieran hacer. Por supuesto, estos comentarios son de la entera responsabilidad de sus respectivos autores.