Iglesia San Carlos Borromeo

Iglesia San Carlos Borromeo

La Iglesia San Carlos Borromeo, localizada en el municipio de Aguadilla, se distingue por ser la única en Puerto Rico con una bóveda de aristas en su ábside, en lugar de una cúpula o bóveda de medio cañón.

Desde la fundación del municipio en el 1780, se construyó la iglesia actual. A ésta se le se le atribuyó la advocación de San Carlos Borromeo y Santa María de la Victoria.

La estructura fue sometida a renovaciones casi cien años más tarde. En 1862 y 1874, se le añadieron dos torres: una cuadrada y otra octagonal, respectivamente. En 1887, se comisionó al arquitecto estatal Pedro Cobreros para remodelar la fachada.

A pesar de que la estructura está construida al estilo tradicional de las iglesias españolas, presenta algunos rasgos barrocos, tales como la unión de las dos torres al cuerpo central a través de volutas. Tres de las puertas de entrada están enmarcadas por arcos apuntados, mientras que la principal, está enmarcada por un pórtico de orden toscano coronado por un óculo y un pedimento.

La planta, construida mayormente en ladrillo y mortero, consiste en una nave principal de cinco crujías, dos naves laterales, un ábside y una sacristía. Un sistema de arcadas simples descansa sobre columnas de sección circular que dividen las naves laterales de la principal. El techo está compuesto de vigas y tableros de madera.

En la sacristía, se conservan tres esculturas de madera que representan a Jesús, la Virgen y San José; éstas datan de 1850 y se utilizan durante procesiones y festividades religiosas. La iglesia figura en el Registro Nacional de Lugares Históricos.

Adaptado por Grupo Editorial EPR
Fuente original: Catálogo de Propiedades, Registro Nacional de Lugares Históricos, Oficina Estatal de Conservación Histórica, Oficina del Gobernador, 1995.

 

 

Autor: Grupo Editorial EPRL
Publicado: 17 de septiembre de 2014.

Entradas relacionadas

Este artículo también está disponible en: English

Comente

La Fundación Puertorriqueña de las Humanidades agradece los comentarios constructivos que los lectores de la Enciclopedia de Puerto Rico nos quieran hacer. Por supuesto, estos comentarios son de la entera responsabilidad de sus respectivos autores.