Son varios los acuerdos comerciales interregionales establecidos en la región del Caribe en su historia económica moderna, pero particularmente en el periodo posterior a la Segunda Guerra Mundial. Los siguientes son los acuerdos comerciales interregionales más importantes surgidos durante esa época:

Comité de Desarrollo y Cooperación del Caribe (Caribbean Development and Cooperation Committee, o CDCC por sus siglas en inglés). El CDCC es una subsidiaria de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Economic Commission for Latin America and the Caribbean, o ECLAC por sus siglas en inglés), que a su vez es una de las cinco comisiones regionales del Consejo Económico y Social de la Naciones Unidas (United Nations Economic and Social Council, o ECOSOC por sus siglas en inglés). Este incluye todos los miembros de la ACS, más 7 territorios dependientes del Caribe insular como “miembros asociados”. Las tres dependencias francesas asisten como observadoras a las reuniones del CDCC. La ECLAC fue creada en 1948, mientras que la CDCC fue creada más tarde, en 1975.

Comunidad del Caribe (en inglés, Caribbean Community, o CARICOM) originalmente llamada Comunidad y Mercado Común del Caribe (Caribbean Community and Common Market, o CARICOM por sus siglas en inglés). En el Caribe de habla inglesa encontramos los primeros intentos importantes de creación de mercados económicos comunes entre las regiones del Caribe insular, comenzando con la creación de la Federación de las Indias Occidentales (West Indian Federation, o WIF por sus siglas en inglés) en 1958. La WIF se disolvió en el 1962, y durante su breve existencia (1958-1962) la WFI presto poca atención a la unificación económica de la región, concentrándose en vez en los aspectos políticos de la integración. Durante los años subsiguientes a la disolución de la WIF, entre 1962 y 1983, muchos de los territorios de la extinta WIF alcanzaron su independencia del Imperio británico: Jamaica (1962), Trinidad y Tobago (1962), Barbados (1966), Bahamas (1973), Granada (1974), Dominica (1978), Santa Lucía (1979), San Vicente (1979), Antigua y Barbuda (1981), San Cristóbal y Nieves (1983), Belice (1981), Guyana (1966), y Surinam (1975). En este nuevo contexto descolonizado, un nuevo intento de unificación (esta vez de carácter exclusivamente económico) surgió en 1965 con la creación de la Asociación de Libre Comercio del Caribe (Caribbean Free Trade Association, o CARIFTA por sus siglas en inglés). En 1973, los jefes de Gobierno de los Estados y territorios miembros de CARIFTA decidieron ampliar aún más la unión, y crearon para ello la Comunidad del Caribe, la cual remplazó a la CARIFTA. Destinada a promover la cooperación en áreas amplias como el comercio, la educación, los deportes y la cultura, la Comunidad del Caribe a su vez juega un papel de integración económica importante en la región, e integra al Mercado Común de la Comunidad del Caribe (CARICOM Single Market and Economy, o SCME por sus siglas en inglés). CARICOM se estableció en el Tratado de Chaguaramas (que entró en efecto el 1 de agosto de 1973) y que fue originalmente firmado por los mandatarios de cuatro Estados: Barbados, Jamaica, Guyana, y Trinidad y Tobago, a los que luego se unieron ocho Estados adicionales. Las Bahamas se convirtió en el Estado miembro decimotercero de la Comunidad el 4 de Julio de 1983, aunque no se unió al Mercado Común. En julio de 1991 las Islas Vírgenes Británicas y las islas Turcas y Caicos se unieron a CARICOM, seguidos por Surinam en 1995, la isla de Anguila en 1999, las Islas Caimán en 2002 y las Bermudas en 2003. Haití se unió a CARICOM en 2002, convirtiéndose así en el único Estado de habla francesa en unirse al tratado. CARICOM integra en la actualidad a 15 países: 13 Estados independientes de entre las islas anglófonas, que incluye todas las antiguas colonias británicas (incluida Guyana), así como Surinam y Haití. También tiene a dos territorios dependientes de Inglaterra como “miembros asociados”. CARICOM también mantiene dos “miembros observadores”: Cuba y la República Dominicana.

Convención de Lomé. Se trata de un tratado entre la Comunidad Económica Europea (CEE) y los países de ACP (áfrica, Caribe, y Pacífico), que estuvo en vigor durante el periodo l976-l980. Este tratado estableció un sistema de cooperación económica y ayuda entre la CEE y las excolonias del Reino Unido (Mancomunidad), Francia y Bélgica, y no solo del áfrica sino también del Caribe y Oceanía. A la primera convención, Lome I de 1976, le han sucedido cinco convenciones, y en la última, la Convención de Lomé de 2000, el tratado contaba con 71 países miembros, incluyendo 46 países africanos, 8 territorios islándicos del mar Pacífico y varias islas del Caribe (Bahamas, Barbados, Jamaica, Trinidad y Tobago, Dominica, Santa Lucía, Antigua y Barbuda, República Dominicana, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, Haití, Guyana, Surinam y Belice). El tratado permitía la exportación de los principales productos agrícolas y mineros de los ACP a la Unión Europea libre de aranceles. El Convenio Lomé fue remplazado por el Acuerdo de Cotonú en el año 2000.

Iniciativa de la Cuenca del Caribe (Caribbean Basin Initiative, o CBI por sus siglas en inglés). La CBI es el nombre que se le da a una colectividad de legislación norteamericana que permite la creación de un tratado de comercio preferencial a naciones centroamericanas y caribeñas, con el interés de mejorar la situación de pobreza de esa región y, como consecuencia, combatir el comunismo en la región. Las legislaciones especificas incluyen el Caribbean Basin Economic Recovery Act of 1983 (CBERA), el Caribbean Basin Economic Recovery Expansion Act of 1990 (comúnmente conocido como el Expansion Act), el Caribbean Basin Trade Partnership Act of 2000 (CBTPA), el Trade Act of 2002, el Haitian Hemispheric Opportunity through Partnership Encouragement Act of 2006 (HOPE), y el Haitian Hemispheric Opportunity through Partnership Encouragement Act of 2008 (HOPE II). Para poder disfrutar de los beneficios arancelarios de CBERA, los países tenían que satisfacer ciertas condiciones: países con gobiernos comunistas, tanto en apariencia como de facto, o países donde se han expropiado propiedades pertenecientes a los Estados Unidos o a corporaciones norteamericanas, quedaron excluidos como beneficiarios potenciales.

El CBERA fue el acuerdo original, de carácter temporero, con fecha de expiración del 5 de agosto de 1990, que permitía la libre circulación con tratos arancelarios preferenciales de bienes agrícolas y de manufactura entre los países miembros del CBI y EE. UU. Al momento de la expiración de CBERA en 1990, el trato arancelario preferencial fue extendido de manera permanente e indefinida a todos los países del CBI a través del Expansion Act. En el año 2000, el entonces presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, creó el Caribbean Basin Trade Partnership Act (CBTPA). Bajo el CBTPA, los países miembros del CBI reciben trato igual al otorgado a México y Canadá bajo el TLC en cualquier producto. Por otro lado, el CBTPA era temporero, y tenía como fecha de expiración el 30 de septiembre de 2010, o cuando entrara en funciones el Free Trade Area of the Americas (FTAA) o cualquier otro tratado de libre comercio entre Estados Unidos y alguno de los países beneficiaros del CBI, lo que ocurriera primero. El 5 de agosto de 2004, los Estados Unidos firmaron el Dominican Republic-Central America-United States Free Trade Agreement (CAFTA-DR, por sus siglas en inglés), en un pacto que incluía a la República Dominicana y a cinco países centroamericanos: Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua. Al momento de entrar en vigor el CAFTA-DR, estos seis países dejaron automáticamente de formar parte del CBI. Finalmente, HOPE I y II extendieron los beneficios del CBI a Haití. Para 1984 (un año después de la creación original de CBERA), 20 países habían solicitado membresía como países beneficiarios. Para el 2000, el número de miembros había ascendido a 24. Anguila, las Islas Caimán, Surinam y las islas Turcas y Caicos nunca han solicitado membresía. Con la implementación del CAFTA-DR en 2004, el número de miembros se redujo a 18.

Asociación de Estados del Caribe (Association of Caribbean States, o ACS por sus siglas en inglés). La ACS se creó bajo la iniciativa de CARICOM en 1994. Los acuerdos que dan origen a la ACS se firmaron el 24 de julio de 1994 en Cartagena de Indias, Colombia, y la asociación congrega en la actualidad a 28 estados y territorios, incluyendo todos los países de Centro y Sur América con fronteras dando al mar Caribe, así como a casi todas las islas independientes del Caribe insular. La ACS incluye 16 Estados independientes miembros del Caribe insular, junto con 9 Estados continentales caribeños, y las 3 dependencias francesas como “miembros asociados”. Por tanto, la ACS es una unidad más amplia que la de CARICOM, e integra a países del Caribe continental.

Alianza Bolivariana para Los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP). El ALBA-TCP es un acuerdo que incluye a ocho países de América continental y el Caribe. Su perfil es atlántico, pacífico y caribeño, es decir, que aunque la mayoría de los países miembros son países caribeños (Venezuela, Nicaragua, Cuba, Dominica, San Vicente y las Granadinas y Antigua y Barbuda), incluye también países suramericanos con costa al mar Pacífico, como Bolivia y Ecuador. La propuesta de creación del ALBA la formuló por primera vez el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez, en el marco de la III Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Asociación de Estados del Caribe, celebrada en la isla de Margarita, el 11 y 12 diciembre de 2001. El 14 de diciembre de 2004 se realizó en La Habana la Primera Cumbre del ALBA, y se firmó la Declaración Conjunta que da origen al tratado, en primera instancia por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y el presidente del Consejo de Estado de Cuba, Fidel Castro. Luego se han ido uniendo los demás miembros, los últimos en unirse han sido Ecuador, San Vicente y las Granadinas y Antigua y Barbuda, todos el 24 de junio de 2009. Desde sus inicios, el ALBA se concibió como dirigido a contrarrestar la influencia del modelo neoliberal y del dominio norteamericano en la región, y en particular como una alternativa al CBI y otros tratados de libre comercio concertados por Estados Unidos en la región. Incluye además un elemento importante de integración —de hecho, se concibe como mecanismo que sirve para dar continuidad al proyecto histórico de Simón Bolívar de la unidad de la Patria Grande—. Tomada en conjunto, se trata de un área con una población agregada de más de 75 millones de personas. Entre los proyectos intergubernamentales (a los cuales se les llaman en el tratado “gran-nacionales”, en referencia a la Gran Nación bolivariana) se encuentran proyectos en áreas tan variadas como finanzas, educación, infraestructura, ciencia y tecnología, agricultura, energía, ambiente, salud, minería, turismo, cultura y telecomunicaciones. Pero destacan entre estos los proyectos de alfabetización (es la única región del mundo con cero analfabetismo), así como los de energía. No hay que olvidar que los países del ALBA, tomados en conjunto, contienen las mayores reservas del mundo de petróleo y de litio, y son además primeros en América y octavos en el mundo en reservas de gas natural. El ALBA-TCP cuenta con un Banco del ALBA (desde 2008), e incluye entre sus metas la creación de una moneda común de los países miembros, denominada sucre o sistema unitario de compensación regional.

Acuerdo Petrocaribe. Petrocaribe es un acuerdo de cooperación energética entre Venezuela y 14 países de la cuenca caribeña, firmado originalmente en 2005, y bajo el cual Venezuela permite que los países suscritos compren hasta 185.000 barriles de petróleo por día, y bajo términos de financiamiento preferente. En términos generales, se extienden un periodo de gracia para el financiamiento a largo plazo de uno a dos años, una extensión del periodo de pago de 17 a 25 años, una reducción del interés al 1% si el precio del petróleo supera los 40 dólares por barril, y el pago a corto plazo se extiende de 30 a 90 días. Petrocaribe tiene como objetivo explícito combatir los abusos que los buques extranjeros realizaban con los países del Caribe con respecto a la venta del petróleo, llevándolo a precios excesivos, la eliminación de intermediarios en la compraventa del crudo, así como la transformación de las sociedades latinoamericanas y caribeñas, haciéndolas más justas, cultas, participativas y solidarias. El acuerdo lo integran los siguientes países caribeños: Venezuela, Cuba, República Dominicana, Antigua y Barbuda, las Bahamas, Belice, Dominica, Granada, Guyana, Jamaica, Surinam, Santa Lucía, Guatemala, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas y Haití. Los únicos países en no firmar fueron Barbados y Trinidad y Tobago, quizás obedeciendo a presiones de los Estados Unidos, que mantiene tensas relaciones diplomáticas con Venezuela.

En el Caribe continental, o en la región centroamericana, también se han establecido durante la primera década del siglo XXI acuerdos comerciales importantes relacionados con el desarrollo de la infraestructura a nivel intrarregional. Entre las iniciativas intrarregionales más sobresalientes están la ampliación del canal de Panamá, así como los múltiples proyectos de infraestructura a nivel subregional, como lo son el Proyecto Mesoamérica (PM), la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana (IIRSA). El Proyecto Mesoamericano incluye diez países del istmo centroamericano y la cuenca caribeña (Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Colombia, México y la República Dominicana), y tiene como objetivo la coordinación de proyectos de infraestructura subregionales. Destacan entre sus proyectos la Red Internacional de Carreteras Mesoamericanas (RICAM), así como la Autopista Mesoamericana de la Información (AMI). En el Caribe insular, acuerdos de desarrollo de infraestructura física a nivel subregional también se han dado en el marco de CARICOM, particularmente en materia de transportación aérea y marítima, que es uno de los elementos de insuficiencia de infraestructura más carentes de la región.
Autor: Luis Galanes
Publicado: 16 de mayo de 2012.

Related Entries

Este artículo también está disponible en: English

Comente

La Fundación Puertorriqueña de las Humanidades agradece los comentarios constructivos que los lectores de la Enciclopedia de Puerto Rico nos quieran hacer. Por supuesto, estos comentarios son de la entera responsabilidad de sus respectivos autores.